Telèfon : 96 283 36 95

Enfermedad periodontal

    Home / INFORMACIÓN PACIENTES / Enfermedad periodontal

Enfermedad periodontal

¿Por qué enferma la encía?
Las bacterias son la causa más frecuente por la que la encía suele enfermar. En la boca existen más de 300 tipos diferentes de bacterias y muchas de ellas son potencialmente dañinas para las encías. Las bacterias que habitan en la boca se depositan en la superficie de los dientes y el surco gingival, constituyendo la placa bacteriana.

Causas:
La placa bacteriana es la principal responsable, aunque tendremos en cuenta otras causas: genética, factores sistémicos (estrés, edad, nutrición, medicación, tabaco e inmunodepresiones), factores locales (apiñamiento dentario), embarazo, diabetes…
Por tanto, si tenemos en cuenta que hoy en día poco podemos hacer por modificar la predisposición genética, controlar la placa bacteriana es la única forma de prevenir y tratar la periodontitis.

¿Qué es la enfermedad periodontal?
La enfermedad periodontal es una enfermedad infecciosa producida por las bacterias, que se introducen debajo de las encías y dan lugar a las bolsas periodontales a las que el paciente no puede acceder mediante una higiene normal. A medida que la enfermedad avanza, las bolsas se extienden y la placa penetra cada vez más en ellas hasta que el hueso que sostiene el diente queda destruido. El diente caerá o tendrá que ser extraído.
En ocasiones la enfermedad no evoluciona formando bolsas, sino que la encía se contrae y deja al descubierto parte de la raíz del diente, que no está preparada para cambios de temperatura, lo que provoca sensibilidad dental y a la larga pérdida dentaria también.

-Síntomas y señales de alerta
En ocasiones la enfermedad periodontal progresa sin ningún síntoma o dolor. Durante la revisión regular, el dentista busca señales de la enfermedad periodontal, por lo que la enfermedad que aún está por detectar puede tratarse antes de que avance.

Debemos estar alerta antes los siguientes síntomas:
Encías blandas, inflamadas o enrojecidas.
Sangrado al cepillarse o al comer.
Dientes flojos o separados.
Pus entre la encía y el diente.
Mal aliento persistente.
Cambio en el ajuste de dentaduras parciales.

La etapa más temprana de la enfermedad periodontal es la gingivitis y se caracteriza por el enrojecimiento de las encías, que se inflaman y sangran fácilmente al usar el cepillo o al comer. Existen pocas molestias durante esta etapa y se considera que todavía es reversible. Si no se trata durante este periodo, la enfermedad periodontal puede progresar hacia periodontitis, etapa en la que los daños son irreversibles en las encías y en las estructuras de soporte de los dientes. Es por ello que un rápido diagnóstico resulta de gran importancia, ya que permitirá proporcionar al paciente el tratamiento idóneo para su caso con el objetivo de frenar la pérdida de hueso y de dientes.